The Wall. Mi muro particular

Publicado: 17/08/2016 en CARRERAS

He llegado a sufrir mucho en ultras. Me he tenido que parar a dormir en algunas de 24h. He caminado la friolera de 9km en 3h. de hinchados que tenía los tobillos. He deseado que me atropellara un autobús al cruzar una carretera para dejar de sufrir XD. Pero nunca había abandonado voluntariamente.

Lo de este sábado fue “diferente”. Explico mi versión y a ver si saco conclusiones.

100 millas recorriendo el perímetro del muro de Berlín. Planísimo hasta la saciedad, como a mí me gusta (algún anecdótico repecho puntual). Cuando me aceptaron, la ilusión fue tremenda pues Berlín me encanta y este año no tenía un objetivo grande. Además llevaba muy buena preparación con unas cuantas carreras de 100km o más este año (Ultra Montnegre Corredor, 112km – Ultra Les Fonts, 120km en 3 etapas –  Trailwalker Barcelona y Madrid, 100km – Ultra Barcelona, 101km y otras cuantas de distancias inferiores) y solo me tocaba alargar algunas tiradas y portarme bien…y es lo que he hecho. Desde la Trailwalker de Madrid hace 2 meses, ni una sola carrera más (cuando haces un mínimo de una cada 2 semanas desde hace años, estar 2 meses entrenando sólo para un objetivo es haber cumplido una parte del trato). 3 tiradas de 60km más una de 80, casi todas ellas con muchísimo calor, con peso extra (mochila con 3,5L de agua más comida) y a ritmos aceptables (5’30” a 6′). Incluso me hice prueba de esfuerzo hace un mes para ver umbrales y no excederme de ellos el día de la carrera.

Me veía muy, muy bien. Y llegó el día:

Después de todas las pruebas realizadas veo que un ritmo de 5’20” y unas pulsaciones medias de 134 son aceptables (justo en el centro entre mis umbrales aeróbico/anaeróbico) Mi objetivo son 17h (6’20” de media), así que sé que bajaré el ritmo al final (¡como siempre!), que pararé más en algunos avituallamientos, pero la idea es caminar muy poco. Hasta el 120 he de llegar nonstop y a partir de aquí, objetivos cortos (de avituallamiento en avituallamiento y tiro porque me toca)

Tocaba pasear un buen rato

Este, en realidad era el plan B. El plan A era disfrutar, que a eso he venido. Hace unas semanas decidí que vendría con cámara de fotos. El lugar y la carrera lo merecían. Ir haciendo fotos me iba a frenar, lo sé, pero primero disfrutar, después cumplir ritmos.

Son las 6 de la mañana y salimos. No tengo prisa, pero veo que la gente sale rapidilla y eso siempre se contagia. Además hay un pequeño detalle que “molesta” un poco: Semáforos. Obligatorio pararse en aquellos que tengan nuestra luz en rojo. Descalificación directa si se pilla a alguien in fraganti saltándoselo o a posteriori si hay pruebas (fotos, vídeos…). Y son muchos (¡demasiados!) los semáforos que encontraremos durante el día. Pero la estadística dice que nos van a afectar a todos por igual. Aunque hay que saber gestionarlos. Si lo ves en verde a lo lejos, no te esfuerces, te cambiará antes de que llegues. Si está en rojo, camina hasta que veas que va a cambiar…Hay gente que no lo hace. Tienen ganas de correr aunque sepan que van a pararse en 10 metros. Y hay esperas muuuuy largas. Lo mismo te paras y te alcanzan 20 corredores, que atrapas tu a unos que estaban a un mundo de distancia…y así es como atrapé yo a un grupito que iban por delante.

El Japonés (amarillo, a la derecha, quedó tercero), el de azul, Ariel, Israelí, acabaria ganando

El Japonés (amarillo, a la derecha, quedó tercero), el de azul, Ariel, Israelí, acabaría ganando

Estaba en tierra de nadie y conscientemente forcé un poco para llegar a ellos y un semáforo me ayudó mucho. ¡Mejor con compañía!

En aquellos momentos no lo sabía, pero estaba con la creme de la creme del día. Yo a la mía, haciendo fotos y mirando de controlar el cardio (sí, de entrada ya iba 3 o 4 pulsaciones por arriba al correr, pero como había tantas paradas por semáforos, la media iba controlada). Era agradable ir a un ritmillo de 5’20”-5’30” y escuchando conversaciones. La carrera en si, es solo apta para urbanitas que les guste el asfalto. Aunque se pasa por caminos, bosques y hasta algún sendero la mayor parte de ella es en asfalto (incluso entre los bosques). Es una carrera con una gran carga simbólica. En el km7 pasamos por las puerta de Brandeburgo donde cogemos un ladrillo de un muro simbólico para entre todos los corredores ir desmontándolo.

Another Brick From The Wall XD (¡lo tengo en casa!)

Another Brick From The Wall XD (¡lo tengo en casa!)

Poco a poco el grupo se reduce en efectivos y me quedo solo con Ariel, el que posteriormente sería el vencedor. Le veo un tatuaje muy conocido en el gemelo izquierdo que denota que ha hecho la spartathlon…y ya tuvimos tema de conversación. Entre una cosa y otra nos vamos distanciando del grupo y cuando le digo que mi idea era salir a 5’20” me hace ver que con las largas paradas que hemos tenido en semáforos, vamos incluso más rápidos. Cómo podía hablar bien, ni se me pasaba por la cabeza ir forzado, pero tiene razón. Tenía que escoger entre ir en grupo un poco forzado e ir solo a mi ritmo. Cómo esto último iba a llegar sí o sí, aprovecho y comparto unos km’s con gente. Puede que sí, que aquí esté una de las claves del día (pero no creo que sea el único motivo). Aun así mi cardio no pasó nunca a anaeróbico.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ariel. Espero que nos volvamos a ver en alguna otra carrera.

No recuerdo bien el km, que me despedí de Ariel. Nos deseamos suerte y tiró hacia delante. Yo me descolgué un poco bajando algo el cardio. Aquí ya estaba en un mundo en el que me siento cómodo al correr: absoluta soledad. La suerte de una prueba como ésta es que cada 5 o 6 km tienes un avituallamiento. Realmente no tienes que llevar más que un poco de bebida, pero yo llenaba 1 L cada 2 o 3 avs. para parar menos tiempo (una de las pocas “quejas” que tengo; si han pasado apenas 7 corredores, ¡no hagas que sea yo el que se tenga que llenar los bidones! ¿Qué pasará cuando venga la aglomeración?)

En estas que en uno de los avs. me atrapa un japonés (acabaría quedando tercero) y se va mientras me avituallo tranquilamente. En lo que respecta a mi carrera con relación a otros corredores poca cosa que explicar. Intercambié posiciones con un alemán diversas veces. Ninguno forzaba. Era en los avituallamientos donde nos adelantábamos o en paradas a mear. Y también posteriormente con Jaroslav, pero eso lo cuento en su momento.

Algunas imágenes del recorrido en las afueras

Los que me conocen en este mundillo saben que me gusta mucho calcular los ritmos. Antes de cada prueba importante me hago el “plan de navegación” y en este caso me hice una tabla de pasos más y menos realista en cada av. El tiempo total en ambos casos iba de 16h30 a 17h30′ Al principio, por los semáforos, estuve en la parte “lenta” de la tabla. A medida que habia menos paradas, comencé a irme hacia la banda contraria. Llegó un momento que aunque iba frenando mi ritmo, se reducía menos de lo que había calculado, así que llegaba a los avs. mejorando cada vez más mí mejor tiempo previsto y parecía que iba camino de bajar holgadamente de 17h.

Humedad, calor, pero buenas vistas

Humedad, calor, y buenas vistas

En el km 75 comienza una zona muy agradable. Es un embalse navegable. Prácticamente una playa para la gente de la zona. Aquí la humedad se incrementa y además hace mucho calor, mucho para ser Berlín. Aun así no me preocupa. Pienso que los alemanes estarán sufriendo mucho más (esto para mi es temperatura de entreno de las 10-11 de la mañana) y tampoco me preocupa que mi ritmo baje lentamente (creo que aquí todavía me movía en 5’30” de media o poco más). Hago números y veo que los 100 podrían caer en 9h 25′. Me gusta ese paso. Me dejaría un margen de 7’30” de ritmo en los 61 finales para llegar en 17h.

Pero se cuece algo raro en mi cuerpo. De entrada la pregunta que me viene a la cabeza no es si tendré que caminar, sino “cuándo” voy a comenzar a hacerlo. Me he avituallado muy bien. Geles de salida cada 45′, he comido algo en todos los avituallamientos (¡llevamos 13!) dulce, salado, fruta, pan, embutido…He bebido mucho y de todo (isotónico, agua, coca cola, nestea…). He tomado pastillas de sal… (Sé que voy bien hidratado porque de lo contrario me afecta mucho la deshidratación dándome calambres. Además he parado a mear diversas veces)

Pero de golpe me derrumbo. Paso el avituallamiento 15, apenas como un poco de queso y marcho de nuevo. Poco después estoy vomitando. No es nada alarmante. A veces va bien para recolocar el cuerpo, pero durante un momento me siento mareado y decido caminar un poco. El caminar no me hace mejorar, al contrario. Me pone nervioso porque quiero aprovechar para llamar a la mujer para que no se preocupe, que al siguiente av. tardaré más de lo previsto en llegar…y el móvil no me detecta la tarjeta :-/ (por la mañana he enviado watsaps sin problemas)

Como no puedo correr todavía, decido relajarme y sacar la tarjeta, reiniciar, volver a probar…(diversas veces). Además es obligatorio que tengamos el teléfono activo. Dijeron que nos llamarían al azar y no llevarlo encima era descalificación también. No me lo creí, pero bueno, se han de cumplir las reglas

¡20′ me pasé peleando con el puto teléfono! hasta que detectó la tarjeta y en ese tiempo me pasaron muchos corredores (después sabría que solo 2 eran de mi liga. El resto, de los equipos de relevos). Si no lo hubiera conseguido poner en marcha me habría retirado en el siguiente control. Había venido a disfrutar, y saber que me podía pasar horas preocupado sabiendo que ella estaría a su vez intranquila por no saber nada de mí, no me apetecía en absoluto. En aquellos momentos se me hacia un mundo volver a correr. El mareo no marchaba y cada vez que trotaba se me rebelaba el estómago. Pero el telf. funcionó y hablé con ella y eso me animó nuevamente. Me dijo que iba 7º y que estaba en podio de categoría (no tenía la menor idea de que iba tan por delante! Entre los 15 primeros sí que lo suponía pero nada más allá). Quieras que no, eso te hace pensar que tienes un cojín importante de tiempo y que si tú, estando tan mal, vas tan adelante, ¿Cómo van los otros de tocados?

Mi “involución” (abajo a la derecha cuando ya había decidido abandonar en el siguiente av.)

A partir de aquí comenzó una lucha mental que no he pasado nunca y mira que tengo batallas. De avituallamiento en avituallamiento sin pensar en nada más. El primero aun es fácil. Sé que hay vídeo en directo y Ara me ha de ver llegar enterito. Eso lo pensé a 3km del av. Tan enterito iba que cuando llegué, ni me acordaba de la cámara, ni pude comer nada. Me limité a cargar agua, y remojarme la cabeza. ¡Llevo 100km y estoy absolutamente KO! Pinta que el día será divertido. No me recupero y sigo sin comer. A lo más que llego es a un ca-co constante. No sé cuánto trozo hice caminando y cuanto corriendo, solo sé que caminaba muy rápido (a unos 6,5-7km/h y cuando trotaba el conjunto se iba a 8-8,5km/h). Haciendo números veía que de mantenerme podría llegar en 17h30, tal vez 18h

Pero constantemente mi cabeza se iba hacia “en el siguiente avituallamiento lo dejo” y cuando pensaba en retirarme y considerarlo un buen entrenamiento llamaba a Ara para dejar de tener pensamientos negativos. Una vez en el siguiente av. perdía más tiempo del necesario para ver si me apetecía algo…pero nada de nada. No comía, solo cargaba líquido y a volver a pensar en los siguientes 5 o 6 km’s

El Gran Jaroslav y sus polos XD

El Gran Jaroslav y sus polos XD

A todo esto aquí también hubo una parte digna de recordar. El único competidor que iba a mi ritmo y en “mi zona” era Jaroslav, un polaco de mi misma categoría, así que nos íbamos intercambiando podio constantemente (2º y 3º). Él no iba tampoco para tirar cohetes, pues había salido como una exhalación (creo que lideró la carrera muchos km’s) y hasta yo lo adelanté antes de mi debacle. En una de estas, que yo voy caminando y lo veo que viene del interior de la población por la que cruzamos y no entiendo por qué hasta que veo que va caminando y comiendo un polo. ¡El tío se ha ido a un Lidl a comprarlo! Ya que ambos vamos caminando, me acerco trotando para hablar con él y distraerme un rato y no lleva un polo, no ¡Lleva una caja de 6 entera! ¡Y 2 me los comí yo! XD

Le hago saber cómo puedo (el tío no habla más que polaco!) que él va segundo y yo tercero de categoría y también le digo que no se preocupe por mí, que yo no corro más (Para habernos visto; se lo expliqué con dibujitos en la tierra XD)

La cuestión es que con la mentalidad de pensar solo en el siguiente av. y a pesar de que antes de llegar a cada uno de ellos he decidido que lo dejo, llego a la última base de vida (km 128) y me armo de valor. ¡Cojo el frontal y el chaleco reflectante y estoy dispuesto a seguir hasta el final!

Intento comer algo. No puedo. Cojo cacahuetes y me los llevo para el camino. Al cabo de un minuto (aun veo el av.) estoy a punto de vomitar por 2 cacahuetes que he comido y llamando a Ara para decirle que vuelvo atrás y abandono. Un constante cambio bipolar de tan al límite que iba. Gracias a Ara, me vuelvo a convencer de intentarlo y sigo hacia el siguiente av. Ella sabe, porque lo ha pasado, de cómo te puedes llegar a arrepentir de abandonar en una ultra. He de intentarlo aunque sea por ella, que está en casa pendiente de mi desde primera hora y animándome constantemente.

Hasta aquí aún he trotado algo. Poco, pero algo. Pero ahora ya sí que no hay más gasolina. Estas frases épicas de “si quieres, puedes”, “tira con la cabeza” y similares, aquí querría ver yo al vendehúmos de turno. He tirado de grasas hasta la extenuación. Ahora el ritmo del GPS me dice que con suerte haré los 4 miserables km’s que me quedan en 50′ y la cosa no va a ir a mejor. No puedo correr nada y hasta caminando se me va la cabeza. Aun me quedan ánimos para hacer fotos, que últimamente he hecho pocas y es a lo único que aspiro. Sé que cuando llegue al av. siguiente estaré a tan solo 30km de meta, pero no es la distancia lo que me preocupa. Es el tiempo. Con suerte serán 6h más caminando en este estado. ¿Merece la pena por una medalla y una camiseta de finisher?. Llevo 132km en 14h20′. Hasta aquí hemos llegado. Lo consideraré un buen entrenamiento y dejaré de darle más vueltas.

Cuando decidí retirarme en el av. solo me preocupaba “el día de mañana” ¿Cómo me lo tomaré?

Por suerte a medida que pasan los días me reafirmo más en que hice lo correcto. Plan A. Disfrutar. Y durante los primeros 90 y alguna decena de los 40 siguientes sé que lo hice (Para muestra las fotos). Pero los restantes de caminar, nauseas, no poder comer, mareos…no encajaban en ninguno de mis planes.

Aun no habia acabado mi ultra. ¡Venga a subir y bajar escaleras!

Así que a coger un tren (en esta carrera, donde te retires te indican la combinación de transporte público para volver a la civilización) y pasarme 40′ más entre transbordos, mirar mapas, preguntarle a la gente (que entre la cara de destrozado que llevas y ese aroma tan simpático que desprendes…¡bastante amables son!) fue un buen colofón para la Ultra. Aun tuve tiempo de ir a meta, volver al hotel a ducharme, y regresar nuevamente a meta para ver entrar a Jaroslav tercero de categoría. Estaba exultante el tío, pero realmente lo tuvo que pasar muy mal por el estado en que llegó. Saludé a Ariel sin saber que había ganado (hasta el día siguiente no lo supe), saludé al director de carrera…y a dormir a las 2 de la noche casi. A las 7 y media ya estaba despierto y camino de la meta a ver llegar a los grandes héroes de estas carreras: finishers de 75 años, 5 tíos que han acabado todas las ediciones de esta carrera y los más de 400 voluntarios que trabajaron sin descanso en los 27 avituallamientos, y hasta una señora que se tuvo que retirar pero que lleva ni más ni menos que 2000! Maratones o Ultras (Sí, a mí me extraña mucho esa cifra también, pero está publicado en la web. Se ve que es una “contabilidad” que tienen muy arraigada por aquí. Yo no sé ni las maratones que llevo)

En resumen. Es una espina, una espina grande que se me ha quedado clavada, y ya sabéis lo que hay que hacer con ellas. Falta saber si será con pinzas o dejaré que sea el cuerpo el que la expulse, pero tarde o temprano saldrá. Siempre es una buena excusa para volver a Berlín.

Marca en el suelo a 2 km's de meta. Volveré a pisarla. Puede que más pronto de lo que pensaba :-/

Marca en el suelo a 2 km’s de meta. Volveré a pisarla. Puede que más pronto de lo que pensaba :-/

Pd. Hoy, paseando al tuntún por la ciudad me he encontrado con marcas de la carrera. De verdad que no lo buscaba. Han aparecido allí en medio. He mirado el mapa y eran los 2 últimos km’s antes de meta. Los he hecho caminando y se me ha hecho un nudo en el estómago. Eso lo habría recorrido de madrugada. La gente me habría jaleado como hicieron en todos los avituallamientos y creo que hasta habría llorado al pasar la meta. Todo esto me ha pasado por la cabeza mientras seguía esas marcas y me repetía a mí mismo: Hiciste lo que debías, hiciste lo que debías. Pero duele.

Anuncios
comentarios
  1. Rugbyman dice:

    imprtesionante Krlos….gallina de piel. Seguro q vuelves a quitarte la espinita

  2. Rafa Z dice:

    Brutal… no coneixía la cursa… l´afegeixo a la meva llista de “curses pendents” 😉
    Per cert, bona decisió, sempre es pot tornar!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s